administrador, autor en Dr. Rolando R. Pinilla Jaén - Página 7 de 9
Cleobsgi The Panama Clinic, Torre B, piso 24, consultorio 2418.

Autor: administrador

Qué son las infecciones de transmisión sexual
¿Qué son las infecciones de transmisión sexual (ITS)?

Son infecciones que se transmiten a través de las relaciones sexuales y pueden causar graves daños a su salud e incluso poner en peligro su vida.

¿Cómo se transmiten las ITS?

Una persona con una ITS puede transmitir a otras personas por contacto con la piel, los genitales, la boca, el recto o sus fluidos corporales.

ITS puede no causar síntomas y esto es más delicado ya que sin causarlos su salud puede verse afectada.
Son causadas por bacterianas o virus.

Y los siguientes factores incrementan el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual:

• Tener Más de una pareja sexual
• Una pareja que tiene o ha tenido más de una pareja sexual
• El sexo con alguien que tiene una ITS
• Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual
• El uso de drogas inyectados en una vena, o una pareja que use drogas.

Los adolescentes tienen un mayor riesgo de contraer una ITS que los adultos.

Es importante que usted sepa que existen muchas infecciones entre las cuales están
• La clamidia.
• La gonorrea.
• El herpes genital.
• El virus de la inmunodeficiencia humana.
• Virus del papiloma humano (VPH).
• La sífilis.
• Hasta la Hepatitis B.

Leer más
secreciones vaginales
Las secreciones vaginales

Poder diferenciar sin son normales o consecuencias de una infección es importante para realizar un diagnóstico oportuno e iniciar un tratamiento adecuado.

Al diferenciar una secreción normal, de una infección es importante que recordemos que durante la menstruación estas serán escasas produciendo un moco denso y pegajoso dando una sensación de resequedad. A medida que se va aproximando la ovulación, las secreciones se tornan más abundantes y líquidas; experimentando la mujer una gran humedad, y tornándose luego de la ovulación escasas y espesas hasta la siguiente menstruación.

Toda secreción vaginal verdosa, amarillenta o amarronada, con un aspecto de leche cortada debe hacernos sospechar de una infección. Estas producen gran picazón, ardor y cambios en el olor, siendo este desagradable o a pescado.

Existen infecciones producidas por hongos, bacterias y parásitos siendo las últimas transmitidas por las relaciones sexuales.

El tratamiento dependerá del tipo de infección y si esta se ha extendido más allá de la vagina. Es necesario la evaluación por parte de su ginecólogo y evitar complicaciones de un tratamiento inadecuado.

Para la prevención de estas infecciones es importante mantener la acidez natural de la vagina, evitando el uso de duchas vaginales, óvulos de limpieza, protectores diarios y perfumes que favorecen el crecimiento de los hongos y las bacterias.

Una medida importante ante las frecuentes infecciones es lavar su ropa interior con jabones suaves, utilizar ropa de algodón evitando la licra y el satín; y el uso de ropa ajustada.

El tratamiento a la pareja previene las reinfecciones y el uso del preservativo evita la transmisión a través de las relaciones sexuales.

Es importante que acudan a su ginecólogo ante cualquier sospecha de una infección.

Leer más
Salud Vulvovaginal
Salud Vulvovaginal

Descargar pdf

Leer más
Salud sexual
Salud sexual

Descargar pdf

Leer más
Las secreciones vaginales
Las secreciones vaginales

Las secreciones vaginales son una de las causas más frecuente de consultas al ginecólogo. Conocer acerca de ellas puede facilitar el diagnóstico temprano de ciertas infecciones.

¿Son normales las secreciones vaginales?

Sí.

Estas van a depender de los cambios hormonales durante el ciclo menstrual, siendo escasas luego de la menstruación, produciendo un moco denso y pegajoso dando una sensación de resequedad.

A medida que se va aproximando la ovulación, las secreciones se tornan más abundantes y líquidas; experimentando la mujer una gran humedad, y tornándose luego de la ovulación escasas y espesas hasta la siguiente menstruación.

¿Cómo podemos saber que estamos ante una posible infección?

Toda secreción vaginal verdosa, amarillenta o amarronada debe hacernos sospechar de una infección. En ocasiones pueden ser blancas, pero con un aspecto de leche cortada, abundantes y producen gran picazón o ardor en los genitales. También es importante el cambio en el olor, sobre todo cuando toman olor desagradable o a pescado.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de las infecciones vaginales?

Las infecciones por un hongo llamado Cándida Albicans son las más frecuentes. Este suele ser un habitante normal de la vagina, pero en determinadas ocasiones crece en exceso y aparecen los síntomas tales como, picazón o ardor, y una abundante secreción blanquecina con el aspecto de leche cortada.

Se presentan con frecuencia luego de tomar antibióticos o de presentar un resfriado intenso.

Otra infección frecuente es la producida por un parásito llamado Trichomona Vaginalis. A diferencia del hongo, este parásito es transmitido por relaciones sexuales y no es un habitante normal de la flora vaginal. Produce una secreción muy abundante amarillenta o verdosa, y es característico su intenso olor muy desagradable que no mejora con la higiene.

Existen otros gérmenes que dan síntomas menos molestos pero que si embargo resultan más peligrosos, por lo que toda secreción vaginal anormal debe motivar la consulta con el ginecólogo.

El tratamiento dependerá del tipo de infección y si esta se ha extendido más allá de la vagina.

Para esto es necesario la evaluación por parte de su ginecólogo y así evitar que la infección avance y pongan en peligro su salud.

¿El varón debe recibir tratamiento?

Salvo en el caso de la infección por hongos, el varón siempre debe recibir tratamiento, aunque no tenga síntomas. Si el varón no recibe tratamiento volverá a contagiar a su pareja cuando vuelvan a tener relaciones sexuales.

¿Cómo prevenir estas infecciones?

Las infecciones por hongos se pueden prevenir evitando el uso de duchas vaginales y óvulos de limpieza, que van a alterar la acidez normal de la vagina provocando el crecimiento de los hongos y produciendo las mismas.

En caso de pacientes con infecciones por hongos a repetición, es importante que eviten el uso de ropa interior que no sea de algodón, evitar prendas ajustadas, consumir yogur, lavar su ropa íntima aparte con jabones suaves y efectuar una consulta con su ginecólogo para valorar su salud en general.
El resto de las infecciones vaginales se previenen a través del uso correcto y consistente del preservativo en cada relación sexual.

Leer más
Infecciones de transmisión sexual
Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual son aquellas que se transmiten a través de las relaciones sexuales y pueden causar graves daños a su salud e incluso poner en peligro su vida.

Estas pueden ser transmitidas por el contacto con la piel, los genitales, la boca, el recto o los fluidos corporales de las personas infectadas.

Son causadas por bacterias o virus y pueden producir una gran cantidad de síntomas o no tenerlos siendo estas aún más peligrosas ya que no motivan a la evaluación por el ginecólogo hasta que es demasiado tarde.

Hay varios factores que aumentan el riesgo de sufrir de una infección como son:

• Tener Más de una pareja sexual
• Una pareja que tiene o ha tenido más de una pareja sexual
• Tener relaciones con alguien que tiene una ITS
• El uso de drogas intravenosas, o una pareja que use drogas.

Los adolescentes tienen un mayor riesgo de contraer una ITS que los adultos.

Algunos ejemplos de estas son

• La clamidia.
• La gonorrea.
• El herpes genital.
• El virus de la inmunodeficiencia humana.
• Virus del papiloma humano (VPH).
• La sífilis e incluso la Hepatitis B.

Hay muchas maneras en las que usted puede reducir su riesgo de contraer una ITS. Entre las que tenemos las siguientes:

• Conocer sus parejas sexuales y limitar tu número de parejas. Tu historia sexual es tan importante como la de él. Mientras más parejas tengas, mayor es tu riesgo de contraer una ITS.
• El uso de un condón de látex cada vez que tenga sexo vaginal, oral o anal disminuye las posibilidades de infección.
• Evite las prácticas sexuales de riesgo que desgarran o rompan, ya que pequeños cortes que no sangran permiten a los gérmenes pasar y transmitir la infección.
• Existen vacunas disponibles que te ayudarán a prevenir algunas infecciones como hepatitis B y algunos tipos de VPH que producen condilomas vaginales y son responsables del cáncer del cuello uterino.

Las consecuencias de presentar estas infecciones de transmisión sexual y de no ser tratadas de manera oportuna y correcta, van desde presentar o padecer de dolor pélvico crónico, infertilidad, infecciones graves que amerite hospitalización, cirugías como tratamiento que lleven incluso  a la pérdida de su útero y ovarios, además de  padecer de cáncer, sida y por último la muerte.

Es importante generar conciencia y tomar medidas para prevenir estas infecciones con el uso de preservativos con cada relación sexual, la vacunación oportuna y tener una relación de pareja estable.

Consulte a su ginecólogo para una adecuada asesoría y recomendaciones para llevar una vida de pareja saludable.

Leer más
Los fibromas uterinos
Los fibromas uterinos

Descargar pdf

Leer más
La Endometriosis
La Endometriosis

Descargar pdf

Leer más
Tu y tu sexualidad
Tu y tu sexualidad (para adolescentes)

Descargar pdf

Leer más
El síndrome premenstrual
El síndrome premenstrual

Descargar pdf

Leer más
1 5 6 7 8 9