Consultorios Médicos Paitilla, Piso 4, Consultorio 426. Panamá

Las secreciones vaginales

Poder diferenciar sin son normales o consecuencias de una infección es importante para realizar un diagnóstico oportuno e iniciar un tratamiento adecuado.

Al diferenciar una secreción normal, de una infección es importante que recordemos que durante la menstruación estas serán escasas produciendo un moco denso y pegajoso dando una sensación de resequedad. A medida que se va aproximando la ovulación, las secreciones se tornan más abundantes y líquidas; experimentando la mujer una gran humedad, y tornándose luego de la ovulación escasas y espesas hasta la siguiente menstruación.

Toda secreción vaginal verdosa, amarillenta o amarronada, con un aspecto de leche cortada debe hacernos sospechar de una infección. Estas producen gran picazón, ardor y cambios en el olor, siendo este desagradable o a pescado.

Existen infecciones producidas por hongos, bacterias y parásitos siendo las últimas transmitidas por las relaciones sexuales.

El tratamiento dependerá del tipo de infección y si esta se ha extendido más allá de la vagina. Es necesario la evaluación por parte de su ginecólogo y evitar complicaciones de un tratamiento inadecuado.

Para la prevención de estas infecciones es importante mantener la acidez natural de la vagina, evitando el uso de duchas vaginales, óvulos de limpieza, protectores diarios y perfumes que favorecen el crecimiento de los hongos y las bacterias.

Una medida importante ante las frecuentes infecciones es lavar su ropa interior con jabones suaves, utilizar ropa de algodón evitando la licra y el satín; y el uso de ropa ajustada.

El tratamiento a la pareja previene las reinfecciones y el uso del preservativo evita la transmisión a través de las relaciones sexuales.

Es importante que acudan a su ginecólogo ante cualquier sospecha de una infección.

Posted in : Artículos de Interés
Artículos Relacionados
Embarazo ectópico ( 14 Abr,2018 )

Déjanos tu comentario

Su comentario*

Su nombre *
Su página web